Centroamérica

Entrevista con Carolina Arias Ortiz, directora del documental ‘Objetos Rebeldes’

objetos-rebeldes-entrevista

Por: Eunice Baez

Los recuerdos, como hallazgos arqueológicos, nos cuentan la historia personal de un regreso, un duelo y un misterio. Estos elementos se exploran, con una mirada autoral, en el documental “Objetos Rebeldes”, ópera prima de la cineasta costarricense Carolina Arias Ortiz, el cuál se estrenará este 22 de noviembre en el Festival Internacional de Cine Documental de Ámsterdam (IDFA), el festival de documental más importante del mundo.

El filme, competirá en la categoría de mediometraje y narra cómo la directora regresa a Costa Rica y se enfrenta al duelo de perder a su padre, a la vez que conoce a la arqueóloga costarricense Ifigenia Quintanilla, quien estudia las enigmáticas esferas de piedra precolombinas. La película en blanco negro explora un seriado de memorias que se entrelazan con un recuerdo más: el hallazgo arqueológico. 

La película es una coproducción entre Costa Rica y Colombia y es producida por Alexandra Latishev. Se espera que la película se estrene en territorio nacional durante el 2021.

‘Still’ del documental ‘Objetos rebeldes’.

¿De qué trata el documental y por qué decidió abordar el tema?

La historia trata sobre nuestra relación con la memoria y la muerte a través de los objetos. De forma concreta la película narra mi regreso a Costa Rica, la relación con mi padre, y mi encuentro con la arqueóloga Ifigenia Quintanilla, especialista de las esferas de piedra.  La arqueología de cierta forma se vuelve más una metáfora, una forma de aproximarse a la memoria y a las relaciones familiares.  Lo que une para mí a las historias es la búsqueda en el pasado a través de los objetos que perduran en el presente, como las huellas de lo ausente.

En el documental estas historias se articulan por medio de mi voz en off  y la de Ifigenia, combinando material de archivo de diversas fuentes, incluido de mi familia, imágenes de las bodegas del Museo Nacional, sitios arqueológicos y diversas locaciones del país donde hay esferas de piedra. 

¿De dónde surge la idea del documental?

La idea surge de mi encuentro con la arqueóloga Ifigenia Quintanilla, de seguir sus investigaciones sobre las esferas de piedra y de leer su blog “El drama de las esferas”. 

Eso fue un detonante, ya que para tener la película final me pasaron muchas cosas, bueno a ambas nos iban sucediendo cosas que tal vez al inicio no estaban tan claramente relacionadas con la misma historia. Sin embargo, mi encuentro con Ifigenia fue clave, ciertos textos que leí de su blog me pusieron a observar la vida y lo que estaba viviendo desde una mirada arqueológica.

En este caso la historia tiene mucho que ver con el duelo y el entender la muerte. ¿De qué forma se relaciona la investigación de Ifigenia con tu propia experiencia personal? 

Ifigenia tiene para mí una sensibilidad especial hacia los objetos, le afectan. 

Los objetos arqueológicos cargan con un proceso de colonización en Costa Rica que en realidad fue muy violento en muchos sentidos, llevando a la muerte todo un mundo simbólico, del cual solo tenemos acceso hoy por medio de esos objetos. 

En los momentos que conocí a Ifigenia yo estaba en un proceso de re habitar mi casa de infancia, llevaba más de 10 años viviendo fuera de Costa Rica. Y estaba justamente muy atenta a los objetos de la casa, a las fotos antiguas, me movían muchísimas emociones. Además cuando llegue mi padre se enfermo con un cáncer complicado y eso puso sobre la mesa el tema de la muerte. 

IDFA es quizá el festival especializado más reconocido. ¿Cómo toma esto para su primer largometraje? ¿Qué significa esta selección?

¡La selección es muy emocionante porque es un festival muy importante de documental!   Nos dieron la noticia el 14 de septiembre, Laura Van Halselma programadora del IDFA. 

Y la recibimos el reconocimiento con mucha emoción y sorpresa. Al ser el 2020 un año tan raro pues es una muy bonita noticia. Y claro, nos hubiera gustado estar allá. Al no estar allí físicamente cuesta a veces creerlo. 

A este festival se envían miles de documentales del mundo entero. Este año en total de todas las secciones hay como 200 documentales. Pero no todos están en las secciones en competencia. 

Nuestro documental está en una categoría competitiva, que se llama “Mid Length” en la que estamos 12 documentales, incluso con una directora de República Checa que admiro mucho. 

También es un reconocimiento para el equipo de la película y las personas que me han acompañado en el proceso, hay mucho cariño y mucho trabajo de por medio. 

Una característica que destaca en el sitio del festival es justamente el uso del blanco y negro. Esto le da al filme una sensación y un acercamiento poderoso a la historia. ¿Podrías elaborar sobre esa decisión?

El blanco y negro suele estar asociado al pasado y el color al presente de la película. Pero quise darle vuelta a eso. Para mi, los arqueólogos viven en el pasado, y lo que está en el pasado de cierta forma tiene más vida, por eso usé el color en el material de archivo. Además quería darle un aire nostálgico a la exuberancia tropical, y romper con las imágenes estereotipadas de Costa Rica. 

‘Still’ del documental ‘Objetos rebeldes’.

En el documental hablás de las fisuras y de repararlas. ¿Qué papel tiene esta película en reparar estas fisuras, que son personales e históricas?

Primero creo que todo siempre nos atraviesa de forma personal, sentimos las cosas según lo que hemos vivido. Creo que el cine, el arte, o aquellas cosas creativas que uno pueda hacer, son siempre ejercicios que nos permiten procesar nuestras vivencias, nuestras vulnerabilidades, entendernos mejor, y el lugar donde estamos. 

Esta película me permitió hablar sobre la relación compleja con mi padre y procesar un duelo, y a través de Ifigenia y las esferas, hablar sobre un país que tiene una relación complicada con su memoria. 

Realmente creo que más que repararlas, me permitió verlas y aprender de ellas. 

¿Qué simbolizan las esferas de piedra para vos?

La materialidad y la forma esférica de las piedras simbolizan para mí la resistencia.  Una resistencia ante la muerte y el olvido. 

¿Cuándo se grabó el documental y cómo fue el proceso?

Yo hice primero varios años de investigación y de seguimiento de Ifigenia y sus investigaciones sobre las esferas.También hice un voluntariado en las bodegas del Museo Nacional. Estuvimos trabajando desde el 2016 al 2017 en el guión y el tratamiento. En el 2018 cuando obtuvimos el Fondo El Fauno y el de Coproducción de Ibermedia, empezamos a grabar y durante el 2019-2020 trabajamos la edición y la postproducción. Ha sido un proceso muy interesante, de mucho trabajo y con muchas emociones de por medio. Es para nosotros importante recalcar la importancia de los fondos de cine que hacen posibles las producciones. Además que esos presupuestos circulan y mueven la economía, gran parte del presupuesto se gastó en la zona sur, en el hospedaje y la alimentación del equipo. 

La cultura y el sector cine en Costa Rica atravesaron este año momentos muy complejos, sin embargo, logros como los de Objetos Rebeldes catapultan el cine nacional a nivel internacional. ¿Qué opina de la inversión en cultura y audiovisual en nuestro país?

Bueno Objetos Rebeldes la pudimos hacer gracias al Fondo El Fauno (Fondo del Centro Costarricense de Producción Cinematográfica del Ministerio de Cultura y Juventud de Costa Rica). 

Los recortes son claramente nefastos no sólo para el sector audiovisual, sino sobre todo para los programas que le dan sentido a la cultura, que llevan teatro, música, cine, a jóvenes de zonas con más difícil acceso y expuestos a situaciones de violencia. 

Creo que todavía se tiene una percepción de la cultura como algo accesorio, no esencial y que no aporta “desarrollo.” Pero yo creo firmemente en la importancia de la cultura, justamente porque es una herramienta para el crecimiento emocional y personal de los seres humanos. Es lo que nos permite ser de formas tan diversas, de narrarnos como individuos, como colectivos, como país y también genera una gran variedad de empleos en muchísimos sectores. 

Retrato de Carolina Arias Ortiz por Federico Montero.

¿Quiénes forman parte del equipo de Objetos Rebeldes?

El equipo, al ser una coproducción, tiene personas de Costa Rica y Colombia. Alexandra Latishev, la productora, ha sido la que ha estado implicada en el proyecto desde sus primeros inicios,  y fue alguien que me motivó mucho a creer en mí y en el proyecto. 

Estos son los otros integrantes del equipo:

Asistente de producción y dirección: Federico Montero Coto

Co productora: Maria Neyla Santamaria (Colombia)

Dirección de Fotografía: Esteban Chinchilla

Asistente de Fotografía: Giancarlo d’ambrosio

Diseño de Sonido: Richard Córdoba (Colombia)

Montaje: Ximena Franco (Colombia)

Música: Grecia Albán (Ecuador) 

Deja un comentario